viernes, 16 de diciembre de 2016


SONETO SOBRE EL TÚMULO IMAGINARIO
DE DON LUIS DE GÓNGORA Y ARGOTE


Esta que aquí yace andalusí pluma,
ilustre honor del patrio hesperio suelo;
sacra docta lira fecunda, al cielo
luciente electro alza en dorada espuma*.

Este que canoro cisne en la bruma
-métrico llanto en raro son, fiel vuelo-*
con áureo excelso canto fundió el yelo,*
a Febo* Soledades da y abruma.

Este de las Piérides* pincel fino,
Vega Alba* cuya ausencia sierras lloran
y al Gran Río* ensancha en augusta plata.

Este, so frío pórfido, divino
vate cuyas flores Pindos* coloran,
lírica lumbre aun yacido desata.


Luis Varela

-luciente electro alza en dorada espuma: alegoría en la que se define a don Luis como oro puro, haciendo equivalencia con el ámbar (electro).
-métrico llanto en raro son, fiel vuelo: alusión a la extraordinaria complejidad, a la sublime plasticidad de los versos de don Luis y a su tesón y fuerte personalidad ajena a las muchas críticas de otros poetas de su tiempo, pese a las cuales mantuvo su personalísimo estilo de escribir; luego imitado por algunos de los que tanto le criticaron.
-yelo: hielo, arcaísmo.
-Febo: Apolo.
-Piérides: nombre dado a las Musas.
-Vega Alba cuya ausencia sierras lloran: verso en el que se hace referencia a don Luis comparándolo con la estrella Vega (estrella de gran brillo en la Constelación de la Lira). Alude el verso a las serranías cordobesas que lloran la ausencia del poeta.
-Gran Río: el río Guadalquivir (del árabe Oued El Kebir).
-Pindos: alusión al monte Pindo en la antigua Tesalia que estaba consagrado a Apolo (dios de las artes entre otras cosas) y a las Musas.


martes, 13 de diciembre de 2016



¿Quién sabe si tras el eco errante
de tu dulcísima melodía,
bajo la luna o la centella ardiente,
a contemplar volveré tu vulto afable?

¿Quién sabe si entre bramadores vientos
volveré a oír el son del amor puro
que tu mano sublime encontrar sabe
en el vacío inmenso de muertas teclas?

Yo lo sé, pues te busco en tierra extraña
y escucharte puedo entre los arroyos,
en los rumores de las cantoras fuentes
y en el del ruiseñor canto acordado.

Yo lo sé, pues aun sordo alcanzo a escucharte
en la sangrante vena de mi alma muda,
y aun ciego claramente puedo verte
en la que mi pecho vierte sangre bella.

Aquí estoy, aguardando que tus labios
los gemidos de los míos acallen,
aquí estoy, sabiendo que a mí volverá
el eterno rumor de tu alma hermosa.

Luis Varela

miércoles, 26 de octubre de 2016




OÍR DE LA SOLEDAD



Oír de la soledad un gemido,
y consumido arder de puro frío,
naufragar en el íntimo vacío,
y con el dolor sentirse partido,

el cielo perder, suspirar perdido,
y eterno habitar el escalofrío,
a otro dueño mudar el albedrío,
y en estigias brumas vagar sumido,

hablar a la muda y sorda inconsciencia,
y los hilos urdir de la locura,
fe ahogar en llantos mil de impaciencia,

temer del temor la fría presencia,
y la vida tornar en amargura;
sabed que averno tal, es sólo ausencia.




Luis Varela

martes, 11 de octubre de 2016





CUENCA DO MI LAMENTO



Cuenca do mi lamento arde y resuena,
río que de mi llanto, ufano, acreces,
rosas tiernas, cantoras plumas, peces
que en el cristal bullís y dulce arena,

brisa de mis gemidos tristes llena,
álamo que tu amena sombra ofreces,
prado que de alegría una y mil veces
mi alma henchiste e inundas ahora en pena.

¡Ay! ¡Qué os habéis hecho lámina hiriente,
memoria fatal, tristísimo pago
del antaño fugaz aquí perdido!

¡Ay! ¡Qué aquí fue do amor alumbró ardiente,
do el yelo frío en la llama hizo estrago,
y do eterno quedé a mi mal prendido!




Luis Varela

lunes, 10 de octubre de 2016




SONETO



Suspende, suspende el vano tormento,
oh lira mía, de Érato nacida,
tú que de esquina en esquina esparcida,
dulce son das a mi hórrido lamento,

tú qu´en clara lid  firme con el viento,
mi lloro al cielo acercas, y entretejida
a Selene mi pena das vestida
de coro tierno, de acordado acento.

Mas, no te detengas, a sonar vuelve,
y redobla, redobla el trino hermoso
con tu sonora belleza y, en tanto

el del pecho dolor agudo envuelve,
y por ti llevado en eco armonioso
de oro teñido a Delia da mi llanto.




Luis Varela

sábado, 8 de octubre de 2016




SONETO


Do el sol los fríos con su fuego mata
o do vencido es de yelo y nieve,
do tierno acaricia con llama leve
o do el arco vario labrando epata,

do fresco el rosal púrpuras desata
o do fecundo son alzan Las Nueve,
do ennegrece la sombra al claro breve
o do de alcanzar al cielo el mar trata,

do comienzo o cabo tiene el infierno,
o en aquel Monte qu´ en albor vestido
dolores, lamentos, llantos encierra,

bajo ameno pórfido yazca eterno,
que mayor bien halla el seno rendido,
anidando al fin en amiga tierra.



Luis Varela

viernes, 7 de octubre de 2016




MI SOMBRA APARTAR PODRÁS



Mi sombra apartar podrás de tu lado,
mas de mi amor el ánimo, rendido,
jamás caer ha, ni verán vencido
tus astros el afán que Eros me ha dado.

No del oro el fulgor será eclipsado;
ergo tampoco el fuego en mí prendido,
ha por la esquivez menguar consumido:
más de deseo arderá desatado.

Diluir sabrá mi arrebatada llama
del gélido desdén el pétreo hielo,
y gloriosa, alumbrar podrá radiante

su luz al invicto tesón constante;
que tus labios fin den a mi desvelo,
firme, oh Delia mía, este pecho clama.




Luis Varela

jueves, 29 de septiembre de 2016




VIENDO CÓMO EL VERANO SE VA
(A FERDINO)


Las horas, Ferdino, del estío breve,
del Aquilón en alas,
volando verlas puedo,
y de la rosa ceder la púrpura.

Pinta ya desabrido el cielo el ceño,
y los rayos ahoga
en grises tules Febo,
 de fulgores ya desnudo, ya mustio.

Volverá el blanco lastre al olmo ajar,
de sinoples huérfano,
sobre el albino prado
en halo cárdeno ya dispersos.

Sufrirá el arroyo el álgido grillo
qu´en paso presuroso,
sus esperanzas hiela,
y estilará líquida pesadumbre.

Cruje el orbe en tenebroso bramido;
 el verdugo cristal
los pámpanos mutila,
y a la verdinegra yedra lacera.

De azulino furor y blanca furia
al mar Neptuno viste,
volante navecilla
trémula de la tierra el asilo inquiere.

Y así veo a la edad florida mía,
en dulce ocio y engaños
extinguir ya la llama,
y acercar el temido cano frío.

 Acaso lejos no esté ya el tierno abrazo
que a mis horas aguarda;
el peregrino soplo
que de mis días la luz hurtará.

Cuan lozano el clavel sus pompas pierde
y el resplandor entrega,
cuan colorido el prado
sus galas, triste, marchitar observa.

De mí huye y a mí se acerca ya el Tiempo
en raudo, en firme paso,
con ambicioso celo
la que le debo deuda a requerirme.


Luis Varela

miércoles, 28 de septiembre de 2016




MAL PODRÉ…


Mal podré de mi dulce mal guardarme,
si el sirenio canto, osado, no eludo,
si en tal delirio cruel, tal mi desnudo
pecho torna dulcemente a engañarme.

Mal seguro en mi bien habré de hallarme,
si en inseguro paso al hado aludo,
mas, escrito acaso esté que un fiel mudo
impulso, a vos eterno ha de arrastrarme.

Ergo huir volver será, señora mía,
blandas torres de baldía esperanza
en fantasías alzar sostenidas;

pues bien sé que amaros es mi porfía,
y no ansío ni busco a ello mudanza,
aun siendo en vos mil y un ansias perdidas.



Luis Varela

viernes, 16 de septiembre de 2016




SONETO


Silencio, a tu seno mi voz entrego,
mutile tu mano mi necia mano,
no permita que tu paz quiebre en vano
la que a mi pecho llama abrasa en fuego.

Sombra da y mármol a la que te allego
sangrada pluma, hija de un yerro humano;
deja que el viento traslade lejano
mi dolor y ciña el pecho al sosiego.

Altera el albur de mi infanda suerte,
en mi alma talla el claro desengaño,
mi sed apaga de indigna venganza,

acalla mi afán, mi artera esperanza,
y extirpa de mi pecho el vil engaño;
beber quiero el licor de queda muerte.



Luis Varela

jueves, 15 de septiembre de 2016




SONETO 


No tus ojos en fuerte yugo, Delia,
con trigueño lazo me han a ti atado,
no el clavel en dulces labios pintado,
ni las que emulan perlas alba camelia,

no la que a Febo en resplandor parhelia,
nacer hace uno y otro albor derrocado,
no en tus pómulos el grana esmaltado,
ni la que en ti belleza excede a Ofelia.

Fue la que en tu alma, eterna se adivina,
venusta pureza en humana celda
(de mi negror luz siendo y alegría),

 que de corona te baña divina;
la que mis días a los tuyos suelda,
la que a ti eterna enlaza el alma mía.



Luis Varela

miércoles, 14 de septiembre de 2016




LE DICE A UN ESCULTOR EN UN BUSTO AFANADO


Oh Marcio, Marcio, en temerario intento,
¿trasladar quieres la excelsa hermosura
con que a Delia, esplendida ornó Natura
en albo mármol frío de alma exento?

Tallar podrán tu ingenio y grande tiento
de tan hermosa faz la tierna hechura,
mas, ¿piensas con tu pericia y tu finura
imitar poder luz y sentimiento?

¿Cómo el suave acento labrar pretendes?
Vamos, detén, detén tu esfuerzo vano,
beldad tanta no ultraje tu áspero arte.

¡Tente!, errado, tal vez, ¿no comprendes
cuán lejos se hallan tu cincel y mano
de mi Delia esculpir su mejor parte?



Luis Varela

jueves, 8 de septiembre de 2016




POEMA VESPERTINO



De la sombra tiende la noche el velo,
cual pompas oculta l´alba azucena,
acaricia el orbe el céfiro blando
y en la tierna arena suspira el amante,
(las dóciles espumas contemplando)
las quejas de su afán en versos envueltas.
Mil claveles y rosas mil quisiera
a los pies de su amor dormido esparcir…




Luis Varela

martes, 6 de septiembre de 2016





A LOS POESTAS DEL ROMÁNTICO ESPAÑOL



Ya cerque al expirado tiempo mío
el aciago gris de vuestra túnica,
muera mi luz en vuestro abrazo blando,
oh, fluctuantes velos.

En vano el pecho extiendo
lóbrego y dolorido; sólo muerta
sangre del antaño volcán hirviente
derramar puedo en negras querellas.

Venid y abrazadme lánguidas nieblas,
abrid vuestro seno frío, acoged
en vuestro desconcierto tenebroso
este mi sueño muerto.

Soplad oscuros vientos
sobre los pálidos bosques del alma,
mas ved no habrá para mi voz olvido,
su himno alzarán vuestras alas al cielo.



Luis Varela

lunes, 5 de septiembre de 2016




POEMA NOCTURNO VI



Busca, oh barquilla mía, l´alba luz
que mi pena ruda incesante ahoga;
pórtanos más allá del horizonte
en alas de la que suspira brisa.

Hiende blanda la tímida espuma
y el marino aroma en mi seno aloja,
abriré yo el alma al albino brillo
que su dulzura en el azul esboza.

Pronta vuela hacia el alto sueño mío,
detén de mi dolor el golpe helado,
el son contén de mi hórrido gemido
y proa pon a mi esquivo ensueño.




Luis Varela

viernes, 2 de septiembre de 2016




SONETO


 Sobre este ramo de canoras quejas,
métrica pira de ardientes enojos,
el líquido fuego va de mis ojos
en no corrientes atadas madejas.

Sagradas ondas al llanto parejas,
de tus desaires, los bellos despojos;
flores que nacen de rudos abrojos,
llamas que con nieve ofendes y vejas.

Justo dolor en armónica vena,
de amor sacro daño en tintado fuego,
del seno el dibujado desaliento (1)

qu´en manos ya del presuroso viento,
a ti acercan, Delia, en lucido ruego,
la qu´ en mí mortal mora eterna pena.


Luis Varela




1 Describen los dos cuartetos y el primer terceto el soneto de queja amorosa. 

jueves, 1 de septiembre de 2016




POEMA NOCTURNO A DELIA


El negror abraza Selene clara,
cual blanco el lirio entre verdor alumbra,
argenta del Tambre las aguas negras
y despunta la ninfa en ondas blandas…

¿Quién pugnar podrá  con la astral deidad
que al orbe descubre la nívea frente,
en giro raudo y bello,
y esbelta el nocturnal cielo ilumina
con grácil donaire
su alba vestidura ya desplegando?

A la orilla del Tambre cristalino
con etérea donosura danzando,
fugitivo su talle,
con salero arqueado enamora
y tal su ritmo es puro,
que el verde firme apenas sus pies pulsan.



Luis Varela

miércoles, 31 de agosto de 2016




SONETO


En esta de roca aguda cayente,
la fugitiva nace undosa plata,
cuyo almo seno más allá dilata
en presuroso tranco alba corriente.

Si en oro no, en aljófar sí creciente,
del hielo el grillo, cándida, desata
en sonora de cristal catarata,
mortal carrera en sesgada pendiente.

Oh fiel y claro del amor espejo,
qu´en afán incauto a sus fines vuela
de mal seguro albur ya dominado,

y no de la razón viendo el reflejo,
de vana fe lleno a ella se rebela,
por quien ha morir viviendo engañado.



Luis Varela

lunes, 29 de agosto de 2016




BREVE RIMA A LA AUSENCIA DE MI PADRE


De tu alma expirado el postrero aliento,
sereno, el empíreo ascenso emprendiste;
en vagas ondas, libre, al fin te fuiste
a un blanco limbo, impulsado del viento.
Eterno eco de tu afectuoso acento,
reverbera el amor que en mí vertiste.
Padre, desde el albor en que partiste,
reposa tu esencia en mi pensamiento



.Luis Varela

domingo, 28 de agosto de 2016




SONETO INSPIRADO EN EL GLORIOSO SONETO
DEL EXCELSO POETA DON FRANCISCO DE RIOJA
“YA DEL SAÑUDO BÓREAS EL NEVOSO…”


Cesó el Noto rudo el furor silboso,
refrenó su saña el albino averno,
finó el gélido y bravío invierno,
y huyó el opaco velo fragoroso.

Aflora ya  el verdor esplendoroso,
al yelo arrojando en estilo(1) tierno
de tu señera(2) frente, ¡oh fresno eterno!,
tu copa ornando de lustre frondoso.

Fausto tú que al de Febo rayo hirviente
ensalzas de tu honor ya restituido,
libre del yugo cruel que te oprimía.

Mas, ¡infausto yo que, en tiniebla hiriente
y fría, precito sigo y herido,
ausente de la amada Delia mía!


Luis Varela




1.estilo: de estilar (destilar), correr o caer un líquido gota a gota. Metafóricamente aquí, llanto.

2.señera: aquí en su acepción de única, representativa.

sábado, 27 de agosto de 2016

SONETO V
(A FERDINO)



Inerme me veo, oh noble Ferdino,
en el huero vaivén del sentimiento,
cuan en inútil, vano movimiento,
veces mil sube Sísifo el camino.

Razones no hallo en este infame destino,
de paz desnudo, vestido en tormento;
que de sangre, asoma siempre sediento,
el que zahiere áspid fiero mi tino.

¿Qué hacer puedo? Mi fuerza, recios lazos,
no ya quebrar puede, flaca y vencida,
doblegados en la pena los brazos.

¿Sabréis vos, caro amigo, la salida
desde fuera mostrarme en breves trazos?
Si así fuere, os debiera yo la vida.




Luis Varela


RESPONDE FERDINO AL SONETO V



Ya del alma hora se alza el son quejoso;
lo escucho, y con él se va arrastrando
todo cuanto ácido mal catando
fui del tiempo que huyóse presuroso.

Cada paso que antaño di curioso
paciente en el hogaño voy juntando,
y la zafra de ayeres desgranando
me da fe de un engaño tenebroso.

Del juego vil la regla establecida,
ofrece la corona a la mentira
y deja la virtud del mal vencida.

A vuestro pecho que hoy triste suspira,
¿cómo dará a su prisión salida
aqueste que a ser polvo sólo aspira?



Fernando Fajardo