martes, 4 de julio de 2017



HABLANDO A FERDINO


Vos, al son llorando de tierna lira,
caro Ferdino, en vuestra vasta  pena,
la del Atlante rada tenéis llena,
y de vos la Torre nuestra se admira.

Yo, solo contra lo que Amor conspira,
vago en seca y yerma y ardiente arena,
los ojos rompo en fría e ingrata vena,
con el que mi pecho dolor suspira.

Dichoso vos,  que apagado el fuego,
de amor lloráis la pasajera historia,
y en la dulce niebla os bañáis del olvido.

Mas, mísero yo, herido y loco y ciego,
en la hoguera ardiendo de mi memoria,
incesante sigo y no arrepentido.


Luis Varela


viernes, 30 de junio de 2017



DE MÍ


En fin, tras tristes tantos desatinos,
sobre los pasos torno mal andados,
los hallo -cano ya- tan malhadados,
tan vanos cuanto errados y dañinos.

Confuso divagué entre arduos caminos,
mudaron a mi celo infortunados
mis razonamientos, y, al azar fiados,
vida dejé y corazón y destinos.

Devanado en esquivos mil ensueños,
hecho reo fui de arteros engaños;
aherrojado a infecundos empeños,

al diluir asistí de los años;
a un tiempo arrojado ahora sin sueños,
tardíos alumbran los desengaños.


Luis Varela

jueves, 29 de junio de 2017



SONETO


Del día el día huyendo se deshace,
muere de la vida en manos la vida,
jara veloz el tiempo, que, homicida
de las horas bajo su vuelo yace.

Presto corre secreta la edad, y hace
del engaño silencio persuadida;
cae la prudencia de ambición mordida,
al ciego, artera la visión le place.

Del paso el eco cansino suena,
cierra el mañana el antaño; marchando
el hogaño corre, ¡qué un punto dura!

Es el movimiento escarda segura,
va los instantes, ligero, segando;
muerta la jornada yace en l´arena.


Luis Varela

martes, 27 de junio de 2017



SONETO


Un mal me acosa y un daño me aqueja,
callado me padezco a mí conmigo,
si hablo, si querello, cuanto tal digo,
martirio nuevo hace de culpa vieja.

Gracias doy en tanto de mí se aleja,
mas torna en el rostro del enemigo,
con fantasías creciendo el castigo,
rompiendo de la locura la reja.

Callar debo, y callar enterrando
en doliente omisión la carga mía:
tan muerto tino, sinrazón tan viva.

Siga el silencio a la pena ocultando,
y aunque tal sufra en condena umbría,
ni diga mi voz, ni mi airón escriba.


Luis Varela

lunes, 26 de junio de 2017



SONETO


Morir quiero y callar, pues mi vena vuelve
hueco hacer a este injusto sufrimiento,
del pecho salga este mal sentimiento
qu´en daños me envolvió ayer, hoy me envuelve.

Callar quiero y morir, por si devuelve
el silencio la paz al pensamiento,
por castigar al loco atrevimiento
que haciendo fe crecer, alma revuelve.

Si nuevamente hace mi seno el juego
a quien mi pena acrecienta constante,
callar quiero, por no cantar mi suerte.

Si ardiendo peno en medio de este fuego,
cuya cuerpo Amor aviva incesante,
morir quiero, mate al dolor mi muerte.


Luis Varela

viernes, 23 de junio de 2017



A FLORA RODRIGUEZ


¿Quién de belleza inmortal
con destreza divina
el verbo viste,
y en arrebatada danza
versos ondula
con airón de sol brillante?

¿Quién de la Torre del Oro al pie,
la cítara bella
resonar hace,
con halos de luz
suspiros atando
que Apolo alimenta?

¿Quién con mago cincel
de su pecho modela
en célico golpe
el murmullo bronco,
 en irisada voz lo muda,
y al viento rosas da?

¿Quién del Gran Río a la vera,
altísono acento
entre berilos brotando,
estrellas trenza,
resplandores ordena,
y destellos agrupa?

De Hispalis la Flor Hermosa,
con fuego en el alma,
gema en el seno,
baile de trébol,
paso de coral,
aire de Náyade.


Luis Varela

jueves, 22 de junio de 2017



SOBRE LA ARENA


Del crepúsculo, a la baja luz,
por la blanda arena solos vagar
cuando de la luna el rayo al mar roza,
y en la cúpula Nix perlas perfila.

La ternura alcanzar que tus negros ojos
al alma enamorada un cielo regalan,
del pensamiento, el vuelo suspender,
y de tu pecho el raudo latir escuchar.

Emanar de amor el férvido aroma
en suspiro dulce y gemido ígneo,
de tu boca el naciente fuego catar
y de tu volcán la lava beber…


Luis Varela

miércoles, 21 de junio de 2017



SONETO


Del amor vástagos mal concebidos,
en crear ofensas viven ocupados,
errada hipérbole de los cuidados,
si en vela se hallan, o si dormidos.

Guerra dan a pensamiento y sentidos,
por miedo arden, por miedo están helados;
si alcanzar quieren bienes soñados,
en grandes males quedan convertidos.

El alma ponen en criar tormento,
vestidos de favor, alma destemplan,
 de la calma violentos enemigos,

por ley tienen huir al entendimiento,
toda frívola sospecha contemplan;
mal consejo son de malos amigos.


Luis Varela

lunes, 19 de junio de 2017



A UN ALMA ROTA


Ni el sol qu´en oro se alza
sobre el azul del mar calmo ,
ni el ave que al viento flores
vierte al del alba despunte,
ni el brillante son de la fuente
que en cuna de esmeraldas,
aljófar cría y plata esparce,
en cuanto el blando cristal dilata,

ni la regalada esencia
de las matinales rosas,
que de matices bellos
la oscura loma exornan,
ni el claro cielo hermoso
que bajo el rociado esplendor
al mundo baña con su reguero
 garzo de luz benigna,

ni el  del céfiro alado roce
que del bosque ameno
los glaucos follajes riza
y las ocultas yemas descubre,
ni de la noche la próvida luna
que con el blancor de su alada frente
al raudo río acaricia
que a unirse al mar corre,

con benévola calma,
 tu dolor templar pueden,
ni de tu pecho la herida sangrante
levemente con dulzor cerrar,
ni ahogar el aullante gemido
que la daga felona
de una serpiente indigna,
en tus entrañas clavó,

ni los  baldíos versos
qu´el de mi lira sollozo,
en doliente canto al viento
sin vana pompa entregan,
alivio a tu mal dar pueden;
mas, sólo así decirte sé,
que tu dolor, daño y llanto,
conmigo llevarme querría,

que del agravio innoble
del que tu lloro ahora  nace,
la sucia estela diluir quisiera,
que del traidor golpe
que fortuna a tus tempranas horas
con negro horror asestó,
el tormento y la llaga hiriente 
borrar y lavar quiero.


Luis Varela

jueves, 15 de junio de 2017



POEMA INSPIRADO EN UN RELATO DE DON DIÓGENES DE LA CUEVA


Es poeta aquel que de lucero milagroso
su cálamo atavía,
aquel que del cielo el azur
en alas del genio al blanco la esencia imprime.

Es poeta quien con gloria, belleza y gallardía,
de su pecho sangrante,
del horror de la tumba,
radiantes versos hace que del alma el alma portan.

Es poeta quien con el del rocío dulce aroma,
en dos trazos fugaces,
en la noche de la vida,
abre una mañana de incandescente brillo eterno.

Es poeta aquel que con el vuelo del águila
hasta el sol remonta,
y tras su cetro asir,
en el corazón lo implanta que trémulo llora.

Es poeta quien de entre los grises cendales
y el hórrido son
del rayo que su seno rompe,
una rosa obtiene y en pecho ajeno la incrusta.

Es poeta aquel que del llanto oculto y penoso duelo
que en sus adentros
dolorosa espina clava,
la extirpa, blanda la muda, de luz la cubre, y al orbe la obsequia.


Luis Varela




martes, 13 de junio de 2017



SEXTINA II
(A DELIA)

Viendo vuestras esplendorosas luces
al alba brotar cual de Febo rayo,
del pecho arder siento la dulce llama,
 que mi ser anega de inmortal fuego
y al rigor desafía de la nieve,
cuyo frío helar pretende a mi lumbre.

Mas bien sé que de mi ferviente lumbre
sustentadas de amor las suyas luces,
el helor mudará de vuestra nieve,
y con el latir del ardoroso rayo,
en vuestro seno encenderán el fuego
con el fulgor de mi férvida llama.

Por vos vive, por vos nació la llama
qu´en mi seno, de amor, prendió la lumbre;
 ya todo soy un incorpóreo fuego,
que del cielo enciende las altas luces
y del sol alimenta el claro rayo,
que ardiente escarcha la gélida nieve.

Gloriosamente arder haré la nieve
con la altura infinita de mi llama,
y el hermoso y fogoso y blando rayo
de mi alma brotado, será la lumbre
que a vuestra oscura noche dé las luces,
y vuestro pecho abrase con mi fuego.

Pintar podrá el vivo ardor del fuego,
del amor, el púrpura en vuestra nieve,
y serán, sí, vuestras divinas luces,
hijas del latido almo de mi llama,
suave, fina, plácida y grata lumbre,
y el alma vuestra y mi alma, único rayo.

Así hará el radiante, amoroso rayo,
de vos, de mí, un indivisible fuego,
 de amor ataviando a l´alegre lumbre,
y ya del calor fundida la nieve,
la chispa será de la hermosa llama,
que un mundo abrirá de célicas luces.

Alumbró de vuestras luces mi rayo,
en vos de amor plantó mi llama el fuego,
y se hizo vuestra nieve nuestra lumbre.

Luis Varela



Aclaro  que la repetición de las palabras en la rima, no es capricho mío ni casualidad, deben de ser obligatoriamente seis sustantivos bisílabos colocados en el orden en que aparecen tanto en los sextetos como en el terceto final. De no ser así, no sería una sextina de "reglamento".

lunes, 12 de junio de 2017




VERSOS A MARÍA PERLADA, DIOSA DEL FUEGO,
MI QUERIDA AMIGA Y ADMIRADA POETISA

Negras ondas atusa
porque a los soles suyos,
si dormir gustan,
la noche siga.

Sobre el grana lirio,
arco de cristal,
los rayos enciende
de ambos portentos.

Cuando de su gesto el coral
al verbo las puertas abre,
es de dulzuras el orbe
por su acento bañado.

Amapolas de flama bella,
próvida esparce,
desde el centro mismo
de su latido hermoso.

Frente alzada, venusta,
celaje de rojas rosas,
estío el Corazón,
alma de Perla y Luz.

Luis Varela




viernes, 9 de junio de 2017




CAIGO
(POEMA BROTADO LEYENDO EL POEMA SEPTIEMBRE DE AURORATRIS)


Caigo en el otoñal fervor que tu verso maestro
destila entre la cárdena hojarasca
que al alma blandamente encubre…

Caigo cual gota de savia sobre la rama del olmo
para cerrar la llaga que la hoja huidiza
en la goteante corteza deja…

Sí, caigo, caí, caeré siempre en el trazo hermoso
conque tu armónica pluma,  Auroratris,  seduce
al seno sediento de lirismo puro…


Luis Varela



miércoles, 7 de junio de 2017



A LA ESPERANZA,
ACUSÁNDOLA DE MENTIROSA
(SATÍRICO)


Esperanza: un veneno que no mata,
un sueño que ni llega ni se alcanza,
un bien que no al mal obliga a mudanza,
un yerro que a uno tras otro yerro ata,

un delirio que locuras desata,
un engaño que acaba en malandanza,
un remedio que muere en la tardanza,
un destello claro de oscura plata,

penuria que engaña en gala de aliento,
promesa que no paga su promesa,
firma que, artera, afirma lo que niega,

de afanes altos, endeble sustento,
verdad a medias que el mentir profesa;
daño que con nombre de auxilio ciega.


Luis Varela

lunes, 5 de junio de 2017




DESPIDIÉNDOSE EL AUTOR DE SUS VERSOS


Versos, reliquias de mi desaliento,
de ocios, fuego, hielo y ofensas nacidos,
sones de mi avena ruda partidos,
tierno de Euterpe (1) canto sed al viento.

Allende alas tended del pensamiento,
cual Peneo (2) campos regad crecidos,
los montes coronad enardecidos,
gala sed al pensil del sentimiento.

Un canoro eco armad que nunca cese,
firmes cual Anfión (3) cantos moved rudos,
iras detened cual de Orfeo (4) lira.

La frente el Pegaseo Coro (5) os bese,
Calíope (6) arrope vuestros desnudos,
y gozo dad a quien ahora os mira.

Luis Varela


1 Euterpe: Musa de la música. Alude el verso a la eufonía de la poesía mostrando el deseo de que sus versos se ajusten a esa bella singularidad.
2 Peneo: dios fluvial de la mitología griega. Hijo de Océano y Tetis.
3 Anfión: en l mitología romana hijo de Jupiter (dios de los dioses y los hombres) y Antíope (reina de Tebas). Cuenta la historia que tras varias peripecias, ya convertido en rey de Tebas, recitando sus versos y haciendo sonar su lira, logró que las piedras se moviesen solas y construyó así una muralla que fortificaba la ciudad.
4 Orfeo: narra la mitología griega que entre otros poderes tenía el de domesticar a las fieras con su lira.
5 Pegaseo Coro: narran algunas fuentes que Pegaso (el caballo alado, viviendo a los pies del Helicón (monte consagrado a Apolo y las Musas), de una coz hizo brotar la fuente Hipocrene o Helicona; consagrada desde entonces a las Musas. Alude el autor en el verso al deseo de que éstas aprueben su soneto.

6 Calíope: Musa de la elocuencia.