viernes, 23 de junio de 2017



A FLORA RODRIGUEZ


¿Quién de belleza inmortal
con destreza divina
el verbo viste,
y en arrebatada danza
versos ondula
con airón de sol brillante?

¿Quién de la Torre del Oro al pie,
la cítara bella
resonar hace,
con halos de luz
suspiros atando
que Apolo alimenta?

¿Quién con mago cincel
de su pecho modela
en célico golpe
el murmullo bronco,
 en irisada voz lo muda,
y al viento rosas da?

¿Quién del Gran Río a la vera,
altísono acento
entre berilos brotando,
estrellas trenza,
resplandores ordena,
y destellos agrupa?

De Hispalis la Flor Hermosa,
con fuego en el alma,
gema en el seno,
baile de trébol,
paso de coral,
aire de Náyade.


Luis Varela

jueves, 22 de junio de 2017



SOBRE LA ARENA


Del crepúsculo, a la baja luz,
por la blanda arena solos vagar
cuando de la luna el rayo al mar roza,
y en la cúpula Nix perlas perfila.

La ternura alcanzar que tus negros ojos
al alma enamorada un cielo regalan,
del pensamiento, el vuelo suspender,
y de tu pecho el raudo latir escuchar.

Emanar de amor el férvido aroma
en suspiro dulce y gemido ígneo,
de tu boca el naciente fuego catar
y de tu volcán la lava beber…


Luis Varela

miércoles, 21 de junio de 2017



SONETO


Del amor vástagos mal concebidos,
en crear ofensas viven ocupados,
errada hipérbole de los cuidados,
si en vela se hallan, o si dormidos.

Guerra dan a pensamiento y sentidos,
por miedo arden, por miedo están helados;
si alcanzar quieren bienes soñados,
en grandes males quedan convertidos.

El alma ponen en criar tormento,
vestidos de favor, alma destemplan,
 de la calma violentos enemigos,

por ley tienen huir al entendimiento,
toda frívola sospecha contemplan;
mal consejo son de malos amigos.


Luis Varela

lunes, 19 de junio de 2017



A UN ALMA ROTA


Ni el sol qu´en oro se alza
sobre el azul del mar calmo ,
ni el ave que al viento flores
vierte al del alba despunte,
ni el brillante son de la fuente
que en cuna de esmeraldas,
aljófar cría y plata esparce,
en cuanto el blando cristal dilata,

ni la regalada esencia
de las matinales rosas,
que de matices bellos
la oscura loma exornan,
ni el claro cielo hermoso
que bajo el rociado esplendor
al mundo baña con su reguero
 garzo de luz benigna,

ni el  del céfiro alado roce
que del bosque ameno
los glaucos follajes riza
y las ocultas yemas descubre,
ni de la noche la próvida luna
que con el blancor de su alada frente
al raudo río acaricia
que a unirse al mar corre,

con benévola calma,
 tu dolor templar pueden,
ni de tu pecho la herida sangrante
levemente con dulzor cerrar,
ni ahogar el aullante gemido
que la daga felona
de una serpiente indigna,
en tus entrañas clavó,

ni los  baldíos versos
qu´el de mi lira sollozo,
en doliente canto al viento
sin vana pompa entregan,
alivio a tu mal dar pueden;
mas, sólo así decirte sé,
que tu dolor, daño y llanto,
conmigo llevarme querría,

que del agravio innoble
del que tu lloro ahora  nace,
la sucia estela diluir quisiera,
que del traidor golpe
que fortuna a tus tempranas horas
con negro horror asestó,
el tormento y la llaga hiriente 
borrar y lavar quiero.


Luis Varela

jueves, 15 de junio de 2017



POEMA INSPIRADO EN UN RELATO DE DON DIÓGENES DE LA CUEVA


Es poeta aquel que de lucero milagroso
su cálamo atavía,
aquel que del cielo el azur
en alas del genio al blanco la esencia imprime.

Es poeta quien con gloria, belleza y gallardía,
de su pecho sangrante,
del horror de la tumba,
radiantes versos hace que del alma el alma portan.

Es poeta quien con el del rocío dulce aroma,
en dos trazos fugaces,
en la noche de la vida,
abre una mañana de incandescente brillo eterno.

Es poeta aquel que con el vuelo del águila
hasta el sol remonta,
y tras su cetro asir,
en el corazón lo implanta que trémulo llora.

Es poeta quien de entre los grises cendales
y el hórrido son
del rayo que su seno rompe,
una rosa obtiene y en pecho ajeno la incrusta.

Es poeta aquel que del llanto oculto y penoso duelo
que en sus adentros
dolorosa espina clava,
la extirpa, blanda la muda, de luz la cubre, y al orbe la obsequia.


Luis Varela




martes, 13 de junio de 2017



SEXTINA II
(A DELIA)

Viendo vuestras esplendorosas luces
al alba brotar cual de Febo rayo,
del pecho arder siento la dulce llama,
 que mi ser anega de inmortal fuego
y al rigor desafía de la nieve,
cuyo frío helar pretende a mi lumbre.

Mas bien sé que de mi ferviente lumbre
sustentadas de amor las suyas luces,
el helor mudará de vuestra nieve,
y con el latir del ardoroso rayo,
en vuestro seno encenderán el fuego
con el fulgor de mi férvida llama.

Por vos vive, por vos nació la llama
qu´en mi seno, de amor, prendió la lumbre;
 ya todo soy un incorpóreo fuego,
que del cielo enciende las altas luces
y del sol alimenta el claro rayo,
que ardiente escarcha la gélida nieve.

Gloriosamente arder haré la nieve
con la altura infinita de mi llama,
y el hermoso y fogoso y blando rayo
de mi alma brotado, será la lumbre
que a vuestra oscura noche dé las luces,
y vuestro pecho abrase con mi fuego.

Pintar podrá el vivo ardor del fuego,
del amor, el púrpura en vuestra nieve,
y serán, sí, vuestras divinas luces,
hijas del latido almo de mi llama,
suave, fina, plácida y grata lumbre,
y el alma vuestra y mi alma, único rayo.

Así hará el radiante, amoroso rayo,
de vos, de mí, un indivisible fuego,
 de amor ataviando a l´alegre lumbre,
y ya del calor fundida la nieve,
la chispa será de la hermosa llama,
que un mundo abrirá de célicas luces.

Alumbró de vuestras luces mi rayo,
en vos de amor plantó mi llama el fuego,
y se hizo vuestra nieve nuestra lumbre.

Luis Varela



Aclaro  que la repetición de las palabras en la rima, no es capricho mío ni casualidad, deben de ser obligatoriamente seis sustantivos bisílabos colocados en el orden en que aparecen tanto en los sextetos como en el terceto final. De no ser así, no sería una sextina de "reglamento".

lunes, 12 de junio de 2017




VERSOS A MARÍA PERLADA, DIOSA DEL FUEGO,
MI QUERIDA AMIGA Y ADMIRADA POETISA

Negras ondas atusa
porque a los soles suyos,
si dormir gustan,
la noche siga.

Sobre el grana lirio,
arco de cristal,
los rayos enciende
de ambos portentos.

Cuando de su gesto el coral
al verbo las puertas abre,
es de dulzuras el orbe
por su acento bañado.

Amapolas de flama bella,
próvida esparce,
desde el centro mismo
de su latido hermoso.

Frente alzada, venusta,
celaje de rojas rosas,
estío el Corazón,
alma de Perla y Luz.

Luis Varela